Amor vita dimittite oblitus

Vita est opus et amor ,est vita nostra interior certamine, per quam vita certa magis

La Vida es trabajo y amor,
Es nuestra lucha interior,
La pelea que te hace ser mejor

Vita est opus et amor, noster est bellum tentationis, Melius est nobis pugnam faciat

AMOR, TENTACION, SUPERACION,... PERDÓN Y OLVIDO

martes, 25 de abril de 2017

¡¡¡RECOMENDACIONES!!!

OS RECOMIENDO EL SIGUIENTE BLOG

OH SOLEDAD :

https://laceldainterior.wordpress.com/

en twitter , seguid las siguientes personas

@n.dominicas.toro  

y

@sorevamariaOP

Cuando los visitéis me mandáis vuestros comentarios y opiniones, sean buenas o malas y sobre tod si  os gusta decídselo a esas personas que predican desde el anonimato y no se dan a conocer o no presumen de lo que hacen.
 
Seguid estos sitios os será de ayuda para conocer un poc mas a Dios y si eres ateo para conocerte a ti mismo porque amando a los demás te amarás a ti mismo y serás mas feliz

 
Un saludo y hasta la próxima

lunes, 28 de marzo de 2016

¡¡¡RESURRECCIÓN!!!!

     La Resurrección es la esperanza del Cristiano después de esta vida, más el Señor nos la muestra no solo en la conmemoracíón litúrgica, sino en la vida diaria y nosotros no la vemos.

     Resucitas cada día al levantarte e iniciar un nuevo día, cada vez que escapas de tu lugar por la guerra, falta de trabajo e incomprensión de tu hermano, vecino o amigo

      Resucitas cada día al recibir la sonrisa de alguien o al sonreír tu al prójimo, al recibir la ayuda o dar la ayuda a alguien, resucitas cada vez que te sientes vivo y te ofreces al Señor.

      Os dejo la contestación que pudo recibir un predicador a su carta enviada al Señor en la víspera de la Resurrección, sobre sus dudas de la  resurrección
    
Querido hijo:

Claro que crees en tu Resurrección. Cada vez que has resurgido detrás de cada fracaso, cada vez que te has levantado después de cada caída, cada vez que has enarbolado la esperanza después de cada derrota, cada vez que ha renacido el amor detrás de cada desilusión, cada vez que has curado tus heridas después de cada sufrimiento… después de cada una… has resucitado. Detrás de cada una estaba Yo, venciendo a la muerte, al pecado y la desesperanza. Ofreciéndote una mañana, un nuevo comenzar. Son sólo ensayos de la gran Resurrección. Aquel día verás y comprenderás todo.

Mientras te pido tres cosas:

La primera: que sigas corriendo. Corriendo hacia la vida, hacia la luz. No te pares ni te paralices. No tengas miedo. Yo soy la luz que vence la muerte que te asedia e incluso habita dentro de ti. Deja que empuje tu vida mi amor y mi misericordia. No te puedo garantizar que no haya obstáculos, pero sí la seguridad de que para Dios nada hay imposible y es posible vencerlos. Te prometo que tendrás luz, al menos, para saber dar el paso siguiente. Ánimo y a correr.

Te pido que sigas llevando en tus manos el bálsamo y los perfumes como María Magdalena. Usa esos bálsamos para curar heridas, para aliviar desencantos, para devolver al esperanza, para dar vida a los demás. Y de vez en cuando abre los frascos de esos bálsamos y deja que se llenen de mi misericordia. Yo tengo ríos enteros de misericordia para todos. Te dejo mis sacramentos para que mi presencia llene tu corazón de gozo y alegría, de ánimo y fuerza, de gracia e ilusión para que sigas amando, sigas luchando, sigas viviendo.

Te pido que no corras sólo, que lo hagas como aquellas mujeres: con otros. Ya te lo dije: donde dos o más estén reunidos, allí estoy Yo. La muerte nos separa y divide, pero la vida, la resurrección nos une, nos hermana en eso que recitas en el credo: la comunión de los santos. Cada vez que buscas al hermano, compartes con Él la vida y el pan, cada vez que escuchas y dialogas, cada vez que haces tuyas sus preocupaciones y tristezas… resucito Yo como germen de nueva humanidad. Te dejo mi Iglesia, familia, escuela y taller de fraternidad. Pero no hagáis como los primeros discípulos que dejaron puertas y ventanas cerradas por temor a los judíos. No. Abrid las puertas y ventanas para que entre la vida y para que mi Vida salga… allí donde se necesite resurrección. Porque, lo siento, Pedro: ya resucitado no te pertenezco. No soy tuyo, ni de la Iglesia. Más bien, vosotros sois míos. Yo más bien soy para aquellos que me necesitan, que necesitan salir de sus sepulcros, que necesitan luz de esperanza, agua de misericordia, pan de caridad. Los que necesitan el pan de cada día, el pan de resurrección y Vida.

Así que Yo, Cristo Resucitado, te dejo eso: un camino, unos compañeros y una meta. Brújula no te dejo, no la necesitas. Recuerda que yo soy tu norte y te basta. Si llevas la meta en tu corazón será fácil. Te diría que nos volveremos a ver, pero mentiría. Tú ya sabes que puedes verme si cierras los ojos en ti, puedes verme y abrazarme si amas en el hermano (te recuerdo que me disfrazo muchas veces de pobre), puedes verme y tocarme y saborearme si tienes sed y acudes a ellos, a mis sacramentos y mi Palabra. No tengas miedo, esto es un ensayo… para prepararte al gozo inmenso que te espera.

Te he querido, te quiero y te querré siempre,


Tu Padre, Tu Hermano y Tu Dios

   

jueves, 14 de enero de 2016

¿CLAUSURA? ¿Quien es el que está encerrado?

Vengo de nuevo, después de mucho tiempo, a dejar un enlace, para la lectura de quien le interese sobre un tema que si lo pones encima de la mesa o no interesa o te dirán que están locas las personas que optan por esa opción.
 
Sin embargo, después de leer la entradade esta vocación se me ha planteado a mi la duda ¿quien está en clausura ella o yo?

¿Tu vida no es una cerrazón y una rutina? 
 
Si lo piensas bien, en la actual sociedad, se están perdiendo los valores, cada vez en vez de más libertad estamos más encadenados, a cosas materiales, a necesidades sinsentido. Al final el resumen, es que, la nueva vida te esclaviza al trabajo para subsisitr y te deja menos tiempo para disfrutar, orar o simplemente pensar. 

La vida te recluye en tu ámbito, te encierra en tu circulo, en tu casa por los miedos, ¿conoces y saludas a todos tus vecinos? ¿sabes de las inquietudes de quienes te rodean? ¿saludas a los desconocidos? y sin embargo ¡ no comprendes la vocación de clausura!
 
¡Quizás  no me sepa explicar, quizás no lo haya entendido!, pero te digo, he recibido un revulsivo después de leer la entrada de esa joven, ella ha optado por la vida contemplativa y ha encontrado su libertad y no considera la clausura como el encierro de su vida sino como todo lo contrario. No se el por qué pero después me dió la sensación que la clausura como la entiende la mayoría de la sociedad no está dentro del convento / monasterio... sino fuera, en los que decimos que tenemos libertad y no estamos encerrrados todo el día.